Lastimando a otros niños

 

Definición:

Algunas conductas que tienen los niños son golpear, abofetear, pellizcar, arañar, jalar el pelo, morder, patear, empujar y tumbar. Como estas conductas son inaceptables en el mundo adulto y potencialmente peli­grosas, no deben ser permitidas en niños.

Causas:

Muchos niños pelean cuando se encuentran enojados. Ellos pueden desaprobar algo que otro niño hizo y ven­garse. Podrían querer algo que otros niños tienen, y usan la fuerza como la manera más fácil de obtenerlo. La mayoría de los niños tienen conductas agresivas de­bido a que ven este tipo de conducta en otros compa­ñeros o en la televisión. Si los niños se salen con la suya con los golpes, etc., esto se volverá más frecuente. Ocasionalmente los niños se ponen excesivamente agresivos debido a que reciben mucho castigo corporal en casa o son testigos del abuso físico que sufre su ma­dre o sus hermanos.

 

Recomendaciones:

 

1. Establezca una regla. "No golpees, debido a que duele. Nosotros no golpeamos a las demás personas."

 

2. Para la conducta agresiva, déle a su niño un tiempo-fuera breve en un lugar aburrido. El estar en tiempo-fuera ayuda al niño a aprender a enfriarse (más que a estallar) cuando se encuentra enojado. Cuando parezca que su niño puede hacer daño a al­guien, intervenga inmediatamente. Pare la conducta ante la primera amenaza en el momento en que co­mienzan a empujarse. No espere hasta que la víctima haya sufrido un daño o grite. Si el tiempo-fuera no pa­rece ser efectivo, quítele también el juguete favorito o la televisión a su niño por el resto del día.

 

3. Sugiera formas aceptables de expresar el enojo. A largo plazo usted quiere que su niño sea capaz de verbalizar su enojo de una forma calmada pero asertiva. Anímelo a que vaya donde usted cuando se encuentre enojado y hable de ello hasta que se sienta mejor. Una segunda opción es ense­ñarle a parar y contar hasta 10 antes de hacer algo a causa de su enojo. Una tercera opción es ayudarle a aprender a marcharse de una mala situación. El dar a su niño tiempo-fuera es una de las formas de enseñarle a marcharse cuando está enojado.

Los niños pequeños (menos de 3 ó 4 años de edad) con lenguaje expresivo limitado necesitan tiempo para desarrollar estas destrezas. Cuando se encuentran en tiempo-fuera no se sorprenda si se quejan, hablan solos, gritan en su cuarto o golpean la puerta. Si esta salida de enojo es bloqueada, un estallido más agresivo pudiera ocurrir. Siempre y cuando la conducta no sea destructiva, no le haga caso. Enséñele a su niño a controlar su enojo y a proveerle de recursos de mucho valor.

 

4. Verbalice los sentimientos de su niño. Si su niño no puede hablar acerca de su enojo, póngaselo usted en palabras: "Sé que te sientes enojado". Es poco rea­lista esperar que su niño nunca se sienta enojado. Usted podría decirle una frase más fácil de entender como: "tú desearías poder pegarle a tú hermano, pero nosotros no podemos hacer daño a otras personas."

 

5. Enséñele a su niño maneras aceptables de ob­tener lo que quiere. Enséñele a negociar (pedir) lo que él quiere, más que tomarlo. Enséñele a tomar turnos o a cambiar uno de sus juguetes para poder usar el juguete de otro niño.

 

6. Déle atención especial a la víctima. Después de poner a su niño en tiempo-fuera, tome al niño que ha sido golpeado o lastimado y déle atención extra y simpatía. Es especialmente útil si usted puede res­catar a la víctima antes de que salga lastimada. Su niño se dará cuenta de que la atención que él quería la está recibiendo otra persona, y eso le dará en qué pensar. Si pelear se vuelve un patrón de comporta­miento con ciertos compañeros de juego o her­manos, asegúrese de que la "víctima" no está "provo­cando" al "perpetrador" para llamar la atención.

 

7. Nunca golpee a su niño porque golpeó a otra persona. El golpear a su niño únicamente le enseña que está bien golpear si usted es más grande. Si su niño tiende a ser agresivo, es crucial eliminar todo castigo físico. Usted puede usar muchos otros cas­tigos (como el tiempo-fuera) para enseñar a su niño a distinguir lo correcto de lo equivocado.

 

8. Elogie a su niño por una conducta amigable. Elógielo cuando es bueno con otras personas, juega con los niños de su edad de una manera amigable, comparte cosas y ayuda a otros niños. Recuerde a su niño que a las personas les gusta que las traten amablemente y que no las lastimen. Algunos niños responden al sistema de recibir una recompensa o una estrella en un calendario de conducta por cada día que pase sin ninguna conducta de tipo "golpear".

 

9. Prevención. Establezca un buen ejemplo. Enséñele autocontrol y a resolver problemas verbalmente. Evite los compañeros de juego que a menudo gustan de burlas u otras situaciones en las cuales su niño fre­cuentemente se ha involucrado en peleas. Cuando su niño está cansado o con hambre, deje el área de juego hasta que estas necesidades sean satisfechas.

 

 

LLAME A NUESTRA OFICINA

 

 

Durante horas normales si

 

 

• La conducta agresiva es muy frecuente.

 

• Su niño ha causado daño serio a otro niño.

 

• Su niño no puede mantener amigos.

 

• Su niño parece muy enojado.

 

• La mala conducta dura más de 4 semanas con este método.

 

• Usted tiene otras preguntas o inquietudes.

 

 

Fuente: Instrucciones para pacientes de pediatría. Segunda edición. Barton D. Schmitt

 

Contacto

Dr. Rafael Alberto Briseño Vázquez

Pediatra - Neonatólogo

 

Star Médica consultorio 207

 

Av. Universidad 103, interior 207. Villas de la Universidad

Aguascalientes, Aguascalientes

CP 20020

 

Teléfono: 449 152 05 63

               449 153 02 23

               449 538 9074

 

Urgencias: 449 115 99 29

                  

Facebook:

Pediatra - Neonatólogo Dr. Rafael Briseño Vázquez

 

Correo electrónico: consultorio_pediatrico_ags@hotmail.com

Estamos también en redes sociales

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Dr. Rafael Alberto Briseño Vázquez. URGENCIAS: 449 115 99 29